Los 15 principios imprescindibles para educar niños felices

0
70
En la enseñanza hay un antes y un después de María Montessori. Esta pedagoga revolucionaria, cambió el panorama educativo con sus renovadas ideas basadas en la libertad de aprendizaje y en la responsabilidad del propio alumno en su proceso de adquisición de contenidos. Removió conciencias e, inevitablemente, chocó con los sectores más conservadores de la educación.

 

A día de hoy, su modelo educativo sigue siendo un ejemplo de innovación al cual es posible acceder en instituciones privadas que reproducen su peculiar pedagogía de la libertad: aulas donde se mezclan niños de diferentes edades, y en las que a través de material didáctico específico, el niño puede desarrollar sus capacidades de forma intuitiva y eficaz. Espacios ordenados en los que la manipulación directa es imprescindible para aprender, y en los que el maestro es, ya no la fuente directa de conocimiento, sino un guía, un acompañante en el camino del saber. Sólo así pensaba María Montessori que los niños se convertirían en adultos responsables, autónomos y sociales.




Pero, ¿qué papel jugamos los padres en todo esto? ¿Cómo podemos aplicar la filosofía Montessori en el día a día de nuestros hijos? Para María Montessori era fundamental el apoyo y el cuidado de los padres para educar futuros niños felices. Para ello, formuló una serie de principios que nos  pueden servir de referencia a la hora de tratar a nuestros hijos.
    • Tu hijo imita lo que le rodea. Sé su mejor modelo y se esforzará en ser como tú.
    • Usa la crítica constructiva con él. Si sólo lo criticas duramente, aprenderá a juzgar en negativo.
    • Por el contrario, si lo apoyas, entenderá lo que es valorar el esfuerzo.
    • Si recibe hostilidad se volverá agresivo y se defenderá peleando.
    • No lo ridiculices, pues sólo conseguirás que desarrolle su timidez.
    • Si lo desprecias crecerá en él un terrible y destructor sentimiento de culpa.
    • Si quieres que confíe en los demás, hazlo sentir seguro y amado siempre, su entorno es muy importante.
    • Acepta y ten en cuenta sus opiniones, con ello crecerá su autoestima.
    • Si vive en un hogar donde reina el amor y el cariño, sintiendo que su presencia es necesaria, le será más fácil encontrar el amor a lo largo de su vida.
    • No hables nunca mal de él, ni cuando esté delante ni cuando no esté.




  • Valora su crecimiento positivamente, teniendo en cuenta lo bueno para que no quede lugar para lo malo.
  • Siempre que se te acerque con un comentario o pregunta respóndele. Que sepa que puede contar contigo cuando te necesita.
  • Respétalo y apóyalo aunque haya cometido un error. Hay tiempo para que lo corrija, ahora o más adelante.
  • Debes dejar que encuentre él solo lo que necesita. Pero si te pide ayuda, acompáñalo.
  • Ofrécele cada día tu mejor versión, lo más grande de ti mismo. Tu positividad, tu alegría, tu esperanza… Eso hará que se contagie de buenos sentimientos y valores.

 

Fuente: http://blog.bosquedefantasias.com/

Compartir

COMENTARIOS